Imprimir

 

 

 

Osvaldo Rivera Riffo

La izquierda no se había recuperado de la inserción publicada en El Mercurio el día 11 de Septiembre y ampliamente reproducida en las redes sociales y medios electrónicos y por cuyo contexto histórico, fidedigno a las fuentes originales, rasgaron vestiduras y amenazaron a diestra y siniestra con todo tipo de advertencias, intimidaciones y maldiciones.

El partido comunista con todos sus lacayos infiltrados en los medios de comunicación, dejó correr las cortinas en su desesperación por evitar la verdad quedando al descubierto toda la maquinaria disponible a su disposición, para oprimir la opinión libertaria de la gran mayoría del país, a la que por casi 30 años le han tenido distorsionada la verdad.

El Mercurio en su página editorial del domingo 15, empleó una frase tremendamente perversa para agradar a la izquierda y fustigar al Gobierno Militar, después de una disquisición lingüística remató diciendo "...los graves atropellos que lo sucedieron" Esta es hoy la línea editorial de un diario cuyo director y dueño fue un ferviente partidario del Gobierno de las Fuerzas Armadas, tanto así que el 10 de septiembre de 1983 me comentó en mi oficina a las 9 a.m.: "para el desfile civil que se realizara mañana, he facilitado 40 de mis caballos para que se hagan presentes los huasos chilenos, representantes de nuestras mejores tradiciones".

No había entonces la línea editorial que hoy expresa. ¿O han cambiado tanto los tiempos que podrían estar afectados por el síndrome de Estocolmo? ¿O será que hay un compromiso especial con la Comandante Claudia?

En fin, lo claro es que El Mercurio incuba en su propio seno el germen de su destrucción.

El tema al que iba era la noticia que cubrió los gritos por la inserción y desató un gravísimo escandalo denunciado en Brasil por uno de los principales implicados en la trama de corrupción internacional denominada "Lava Jato" y que involucra directamente a Michelle Bachelet y otros próceres de la izquierda, recibiendo coimas electorales para evitar el cierre de un proyecto de Obras Públicas en Chiloé.

Era un secreto a voces. Incluso el entonces diputado José Antonio Kast, remitió una carta al Fiscal Nacional solicitándole reunir información en la visita que este realizó a Brasil, producto de una invitación oficial en el 2017, referida al aporte ilegal de dineros para campañas políticas provenientes de ese país.

La reacción fue como siempre recurriendo a la teoría del empate: que Penta, que Soquimich, que las pesqueras, etc. etc. Lo concreto es que Bachelet recibió dineros ilegales para su campaña, blanqueados por la fachada organizada por Giorgio Martelli para estos fines, según se lee en la denuncia de Leo Pinehiro, ex presidente de la empresa OAS.

Pues bien, la operación y entramado que organizó Peñailillo desde el Ministerio del Interior para destruir a los políticos de centro derecha por financiamiento ilegal de la política, hoy escribe otro capítulo, donde la protagonista es su mentora y patrona, nada menos que la Alta Comisionada para los Derechos Humanos de la ONU, de donde debiera ser removida por corrupción de comprobarse esta denuncia de inusitada gravedad.

El gobierno chileno en su estado agónico no pudo expresar opinión al respecto, le faltaron fuerzas para hacerlo… bueno era de esperarse, es otro secuestrado por la maquinaria del partido comunista.

Como dice la Biblia "con la vara que mides serás medido ".(San Lucas capítulo 6 versículo 36/38)

 

.

Visto: 694