Imprimir

 

 

 

 

 

 

 

Osvaldo Rivera Riffo
Presidente
Fundación Voz Nacional


Durante las últimas semanas he estado haciendo escuela sobre la gran disyuntiva ideológica que nos golpea pero hay situaciones que merecen resaltarlas ya que son ejemplos claros de lo que he comentado y por cierto utilizando un lenguaje más coloquial y ameno, si me lo permiten a pesar de la gravedad de los asuntos.

El día 10 de Enero el Tricel (Tribunal calificador de Elecciones) cumplió con el trámite constitucional y declaró oficialmente Presidente electo a don Gabriel Boric Font.

Y en referencia a este pequeño—en todo sentido— país en que vivimos, en una palabra hay que calificar el acto de RASCA, propio de un país Rasca y de generaciones de chilenos Rascas (Edwards Bello ya nos lo dijo que siempre ha sido así, dejo abierto el beneficio de la duda). Partiendo por el nuevo presidente sin corbata, la chaqueta desabrochada y con el botón inferior de la camisa abierto para dar cabida a una prominente barriga, propia de un cabro con hígado graso producto de las tomateras juveniles desbordadas.

El salón de ceremonia casi insalubre y chico, con olor a naftalina, todo apretado, con una marquetería pobretona que se aprecia principalmente en un trabajo de tallado a mano del escudo nacional, seguramente realizado en clases de trabajos manuales de un colegio pobre.

Por el borde de las paredes a media altura un cableado, supongo para el evento, a la vista y desordenado, lo que quitaba prestancia a la escasa pompa del lugar. Entre los invitados, ningún honorable vestido con elegancia o prestancia, sino como suelen vestir los honorables miembros del poder judicial y Tricel, corbatas que no pegan ni juntan con trajes por supuesto grises, tanto como el acto mismo. Ximena Rincón, vestida como la gente pero haciéndolas de periodista, no soltó su celular para grabar con luz encendida todo momento y subiendo vía streaming la pobretona ceremonia a sus secuaces.

La mesa de jueces que firmaron el acta, lo hicieron con lápices de cualquier laya y las mujeres salvaron el dress code. La presidenta del Tricel, la secretaria del organismo y curiosamente la “polola”del proclamado presidente electo. Dará que hablar dentro de pocos esta nueva adquisición del marketing:.. a poner ojo.

En el hall central del Tricel, un edificio art déco de los 40s, pintado como comisaría, pululaban un número de administrativos que en distintas direcciones se desplazaban como si estuvieran con la luz apagada, a tientas. No faltaba luz sino claridad respecto a lo que cada uno debía hacer. Tal como lo manda la filosofía no es lo mismo luz que claridad.

Carmen Gloria Valladares salió del salón principal hacia el hall central a llamar la atención con ademanes de jefa de gallinero a los administrativos y dio con señas la orden para que trajeran el pabellón nacional y la bandera del Tricel, para dar fondo al piturriento punto de prensa que daría el flamante nuevo presidente de Chile.

No podría dejar de mencionar una alfombra roja que unía ambos salones, que como todas las alfombras rojas de la administración pública, son en verdad medias rosadas con una carga fuerte de gris producto de la mugre acumulada.

Para rematar aparece el cabro a dar su punto de prensa y los periodistas hicieron las preguntas obvias y el nuevo presidente respondió como si aún fuera candidato.

El hombre no tiene don de mando, tiene pensamiento colectivo y por tanto todo lo consultará al presidente en las sombras (¿quién será?). Jamás lo veremos golpeando la mesa. Esas actitudes o estilos están desterrados, son de capitalistas hetero patriarcal y hetero normativo, macho alfa y zorrón.

Finalmente (al fin) terminó el punto de prensa y se retiró en compañía de la buena imagen de la señorita que, insisto, es lo mejor del nuevo presidente: bien vestida la chicuela y con buen shampoo, además de ademanes elegantes.

El nuevo estilo de la decadencia se hace carne en lo que otrora fueran las grandes ceremonias Republicanas.

Sin duda, algunos los más avispados y bien plantados chilenos campesinos dirán “que desgracia, la alfalfa no se ha hecho pal burro”

Vamos al segundo episodio. El martes 11 al iniciar su trabajo en la llamada moneda chica de calle Condell, el proclamado presidente fue abordado por la señora Dahianna Pereira viuda del cabo Eugenio Nain quien fue asesinado en Octubre de 2020 por un disparo durante una emboscada terrorista en el sector de Metrenco, en la Comuna de Padre las Casas y estando al volante del vehículo que conducía.

La prensa, comprometida con la nueva izquierda dio amplia información de lo ocurrido en calle Condell frente al edificio del Instituto de Estudios Internacionales de la Universidad de Chile, donde funciona el comando del nuevo presidente.

Hay que precisar sin embargo que no fue una entrevista: Boric fue abordado por la viuda y él como siempre vestido en camisas y sin ningún tipo de protocolo se paró en la vereda y sin ningún gesto deferencial no solo no hizo pasar a la Sra. a algún salón interior sino que escuchó en la calle sus peticiones.

La mala clase es algo característico de este grupo de pensamiento ideológico. Es imposible asimilar las tradiciones y costumbres de la caballerosidad si primero nunca se han tenido y segundo forman parte del legado hetero patriarcal y machista que hay que desterrar.

La viuda expresó la noche del asesinato de su marido en la segunda comisaría de Temuco lo siguiente: “Me quitaron a mi marido, los mapuches de mierda, me quitaron a mi marido y hay gente que sí los apoya. Justicia quiero, justicia quiero por él, porque era un gran hombre, un gran padre, un gran hijo, y gran nieto, era una persona amable.24 años él tenía, tenía planes por delante, planes, planes con nosotros, con su familia, con sus hijos, su niña de siete meses, ahora no va a poder verlos crecer, no va a poder”.

Estas fueron las expresiones de dolor e impotencia que recorrieron Chile de Arica a Magallanes frente al cobarde atentado que costó la vida a un hombre de Carabineros de Chile, a un inocente.

Pues bien, esta mujer que clama justicia es atendida en la calle por el presidente electo. Sin la cortesía propia del cargo de detentará dentro de poco, sin la empatía que situaciones de esta envergadura debieran tener.

Otro signo de los tiempos insensibilidad extrema y solo venta de fuegos artificiales, como la mano en el corazón o signo masónico como lo percibirán otros.

La viuda concluyó su visita en la calle Condell indicando que fue oída y que se preocupará de su caso y “ayudará a carabineros”.

¡Veremos si lo dejan sus secuaces!!!

Y la guinda de la torta llegó a las 18 horas de ayer. Se filtró que Bárbara Figueroa, la comunista expresidente de la Cut, sería el ministro del Trabajo y Previsión Social.

Una vez más la historia vuelve a repetirse: en el gobierno de Allende ocupó esa cartera Luis Figueroa presidente de la Cut y más conocido como el Fatiga Figueroa, porque nunca le trabajó un peso a nadie, igual que esta bárbara.

.

Visto: 306