5 septiembre, 2017

 

 

José Francisco Cuevas Vila
Ingeniero Comercial UNAB
Máster en Economía UNAB-IEDE
C Máster en Economía política SMC University



 Hoy estamos a 44 años de la muerte de Salvador Allende y considero muy necesario recordar su gobierno.

Allende intentó llevar a Chile, por el camino del Comunismo y Marxismo con el gobierno de La Unidad Popular, cómo lo hicieron los Castro en Cuba y lo intentan con muchas ganas los Chavistas en Venezuela.

Sólo bastaron 1000 días para que nuestro país colapsara política, social y económicamente. ¿Cuáles fueron las brillantes y exitosas ideas de Allende que colapsaron nuestro país?

Primero, fue destruir la iniciativa privada y el sector privado con la expropiación y la fijación de precios de máximos y mínimos, con esto destruyó el mercado, la producción privada, ya que los precios los asigna el mercado y no se fijan por decreto de ley ni tampoco los fija un burócrata. Resultado del control de precios, desabastecimiento y escases.

Segundo, hipertrofiar el Estado, ya que este para Allende tenía una supremacía moral y todo tenía que ser Estatal. Para eso creó un ejército de empleados estatales que quebraron todas las empresas y con ellos se adquirió una gigantesca deuda por mantener operando a las ineficientes empresas todas deficitarias. Además de aumentar significativamente las remuneraciones de los empleados estatales.

Por supuesto, con semejantes incentivos la económica fue colapsando en forma acelerada, el país llego a tener un decrecimiento en el año 1973 del -5,59 % y déficit fiscal impresionante, ya que la recaudación fiscal era mínima. Todo el gasto público lo financió con emisión monetaria.

Como todo buen populista puso a andar la máquina de imprimir billetes, lo cual trajo una hiperinflación nunca antes experimentada en nuestro país, ya que al no existir ni bienes ni servicios disponibles para poder comprar y existir un exceso de dinero, los precios se distorsionan completamente. Cómo además tenía el control del Banco Central, la emisión monetaria fue tan desproporcionada que llegó a tener una inflación de entre 600% a 700%, la mayor en la historia de Chile.

Allende, llego al poder de manera democrática, al tercer intento y por votación del Senado. Jamás tuvo una real mayoría para presidir Chile, sin embargo fue electo democráticamente. Ahora eso no lo convierte en un demócrata, ya que intentó instaurar el totalitarismo de Estado en nuestro país y cuando los ciudadanos sufren el poder del monopolio de la fuerza pierden todos los derechos fundamentales y lo más grave se pierde la libertad.

Es importante recordar a Allende sobre todo en tiempos que algunos trasnochados lo ven como un gran presidente, una inspiración, un mesías.

El legado del Gobierno de Salvador Allende, es el de una sociedad polarizada, pobre, con los peores índices y un país en ruinas. Que costó reconstruir años, pero se logró y pasamos de ser un país bananero a un ejemplo de desarrollo económico y social.

Salvador Allende es admirado por muchos chilenos, lo conmemoran y hasta tiene una estatua en su honor. La ideología de izquierda tiene mucho poder en nuestro país y es al menos justo manifestar que hay muchos ciudadanos chilenos que consideramos que esa estatua es un insulto a la libertad y progreso. Y sólo representa el legado de Allende que sólo es resentimiento, odio de clases, hambre y pobreza.

Fuente: https://josefranciscocuevas.cl/salvador-allende-totalitarismo-estado/

.