15 octubre, 2019

 

 

José Francisco Cuevas V.


Daniel Matamala, una vez más y como de costumbre, dice algunas verdades y otras falacias, para dar rienda suelta a su consabido resentimiento. Con esto comienza con sus frases célebres de pirámides sociales, propietarios y proletarios, y dar alguna explicación para satisfacer el fracaso económico de algunos y por supuesto para decir que quienes tienen éxito en nuestro país, lo logran a través del abuso o por suerte, jamás por mérito.

En su nueva columna “dueños de nada”, aprovecha la coyuntura sobre el retiro de fondos acumulados en las AFP a través de la Capitalización individual y pone en duda una serie de derechos e incluso el derecho de la propiedad privada. También incursiona en los derechos de agua y otros temas, políticamente muy rentables, pero claramente omitiendo datos y apelando a la emoción.

La propiedad privada y el derecho a la propiedad privada es quizás el punto de partida para vivir en sociedad, sino estaríamos constantemente en estado de guerra. La propiedad privada no solo tiene que ver con bienes, dice relación con el cuerpo y los pensamientos. Es tan importante la propiedad privada, que está directamente relacionada con la libertad; quién tiene libertad económica, podrá tener libertad política y luego libertad individual. Sin depender del Estado o el lider político de turno.

Cito a John Locke

“Puesto que el hombre tiene el derecho y el deber a la propia conservación, tendrá derecho a poseer las cosas necesarias para ese fin. Por ello, el derecho a la propiedad privada es un derecho natural…

El título de propiedad es el trabajo. Es cierto que Dios no ha dividido la tierra ni distribuido sus riquezas, sino que ésta pertenece por igual a todas las criaturas; pero la razón nos enseña que la existencia de la propiedad privada está de acuerdo con la voluntad de Dios, ya que aquello que el hombre obtiene mediante su trabajo (de ese dominio común natural: la tierra) le pertenece tanto como su propio trabajo”

El agua en Chile no se regaló, existen concesiones y privatización de sanitarias por parte del Estado, la razón es muy sencilla, como se trata de un recurso escaso, la mejor forma de tener el uso más eficiente fue el de crear un sistema privado. El sistema estatal que Matamala no nombra, carecía de los recursos para inversión necesaria que modernizará el sistemas, las empresas estatales que distribuían el agua eran deficitarias y no hacían un uso eficiente de un recurso escaso, además el servicio era de mala calidad y tenían déficits de recursos para el tratamiento de aguas servidas.

Además la privatización y concesiones generaron un crecimiento exponencial en las sanitarias, sector hidroeléctrico, minería y otros, que por supuesto contribuyeron al desarrollo del país. Sin haber existido la privatización estos sectores no habrían podido desarrollarse y el país tampoco. Además con esto el Estado tuvo un importante ahorro de recursos.

Respecto a las pensiones, Matamala crítica el sistema actual, antes sistema de repartos que expropió fondos a los pensionados que no cumplieron un mínimo de 20 años, además de ser un sistema sin ninguna certeza jurídica, convenientemente tampoco lo nombra. Ese sistema quebrado debía ser reemplazado.

El actual sistema mixto, modificado más de ochocientas veces desde el 1990, tiene dos componentes centrales, el pilar solidario y la capitalización individual, esto principalmente da certeza jurídica. Ya que los fondos acumulados por el trabajador le pertenecen exclusivamente a él, esto está registrado a través de una cuenta individual de capitalización individual. Son además inembargables.

Si los cotizantes pueden retirar la totalidad de los fondos a cierta edad, se está debatiendo. Pero jamás el debate ha estado centrado en la propiedad de los fondos acumulados, son del trabajador. E insinuar que se está poniendo en duda el derecho a propiedad es mentir.

Ahora sí el pretende que el Estado sea quién administre las pensiones y el agua, ahí realmente seremos dueños de nada. Ya que los fondos acumulados de pensiones van a desaparecer y la actual escasez de agua, será permanente.

Fuente: https://josefranciscocuevas.cl/daniel-matamala-progresismo-sin-progreso/

.