9 octubre, 2019

 

 

 José Francisco Cuevas V.



Joaquín Lavín, actual alcalde de Las Condes y dos veces candidato presidencial, ha tenido profundos cambios ideológicos: quién fuera un reconocido Chicago Boys y Decano de la Facultad de Negocios de la Universidad de Concepción, hoy cree que lo mejor para nuestro país es una social democracia, o socialismo democrático.

Yo voté las dos veces por Joaquín Lavín cuando fue candidato Presidencial, incluso fui apoderado y contra el socialista Ricardo Lagos se estuvo extremadamente cerca de ganar.
En ese entonces Joaquín, era el candidato de la Alianza por Chile, un conglomerado de derecha que intentó sacar a la concertación del poder. Era un conglomerado típico de derecha, liberal en lo económico y más conservador en lo moral.

Ahora que Joaquín abrace las ideas de un socialismo democrático, es una reinvención que no entiendo. Esto es un cambio de fondo, no existe un punto de encuentro entre la libertad económica y el socialismo.

Los socialdemócratas adhieren a una política que surgió en Europa en la segunda mitad del siglo XIX, como una ideología política de izquierda de carácter europeísta que promueve un socialismo democrático y Reformismo. Es decir pertenecen a la izquierda.

Ellos creen en una economía mixta, impuestos progresivos (castigar al que mejor le va), ampliar los programas de ayuda social y subvenciones vía impuestos, una política ecologista contra el calentamiento global, inmigración y multiculturalismo. Garantizar una serie de derechos sociales, además de su lema libertad, solidaridad y justicia.

En el caso de la economía mixta incorpora elementos de la economía de mercado libre y de la economía planificada, o una propuesta en la que coexistan la propiedad privada del capitalismo y la propiedad colectiva del socialismo. Un híbrido ininteligible que también se denomina democracia económica.

Según la definición que usa el economista Jeffrey Saks, sobre este sistema económico dice lo siguiente:
“me gusta mucho cómo funcionan las economías; por ejemplo, donde tienen una economía de mercado privado, pero también el gobierno asume la responsabilidad del sector de la salud, la infraestructura básica, la educación; crea una distribución más equitativa del ingreso y tarifas, y resuelve mejor los problemas medioambientales, y es un poco más justa”

Y es imposible obviar al economista Paul Samuelson quien proclama:
“El valor de la economía mixta – una economía que combina la dura disciplina del mercado con la justicia del control gubernamental equitativo. La historia económica confirma que, ni el capitalismo sin regulación, ni la economía centralizada sobre-regulada pueden organizar efectivamente la sociedad moderna”

Es claramente el famoso Estado presente en áreas donde lo hace muy mal, no sé cómo bajo este sistema a nuestro país le podría ir mejor. Se habla de manera reiterada de equidad, justicia y redistribución ¿Quién determina lo equitativo, lo justo? ¿El Estado? Y ese afán de la izquierda por redistribuir riqueza, solo genera distorsiones en la asignación de recursos.

Chile solo va a salir del sub-desarrollo con políticas liberales y es el único camino para derrotar la pobreza. Está más que probado que el único sistema viable para lograr el desarrollo es el capitalismo, jamás un país ha progresado con el socialismo, aunque sea un socialismo light.

Fuente: https://josefranciscocuevas.cl/joaquin-lavin-una-socialdemocracia-para-chile/

.